ENTRE EL BARRO Y LA BOSTA

Escrito por El Pájaro Carpintero de Maldonado en la sección Maldonado.

Publicado el 14/10/2019 23:21:19
ENTRE EL BARRO Y LA BOSTA

De la principal actividad nacional, nadie expone ni estrategias, ni futuros ministros, ni proponen que medidas de impacto emplearan para el sector más importante del Uruguay, que hace años se arrastra con los codos. El campo.

Lo más fácil es decir, estos canarios se viven quejando.

Pero cuando se habla así de livianito, y se engloba a la actividad rural y se toma a la carne como insignia, nadie aclara que es una parte de toda la actividad, y que por obra y gracia del Frente Amplio, esta actividad está casi en un 100% en manos de extranjeros.

El Frente Amplio fue la fuerza política que con la canción “A desalambrar” de Zitarrosa, repudiaba que el campo uruguayo fuera vendido a los tiranos extranjeros.

Paradójicamente, en gobiernos del Frente Amplio, fue la mayor fuga de hectáreas a manos de los tiranos extranjeros tan repudiados por ellos. Brasileros, europeos y chinos, hoy son los que tienen el eje de la producción ganadera cárnica de nuestro país. Vendieron las tierras, los frigoríficos, los árboles y el agua a extranjeros que hoy, manipulan a su antojo los vitales negocios.

¿Pero cuál es la otra cara de la moneda?

La producción lechera y agrícola, severamente castigada. Un tambo chico, con 50 vacas, donde su propietario pasa día y noche trabajando, entre lavar ubres llenas de barro y bosta, gana menos de $ 70.000 pesos por mes, menos de lo que gana un mando medio en Conaprole.

Es que las exigencias sindicales han acorralado al sector.

Un productor que gana $ 7 pesos por litro de leche, no solo tiene los costos de UTE por conservar la leche, o por calentar agua para lavar el tambo, también tiene que preparar la tierra, sembrando y gastando en otros insumos carísimos.

Un productor agrícola que quizás tiene que rezarle a “San Pu…” para que no venga una primavera lluviosa o con piedra, hoy está vendiendo una docena de lechugas a $ 90 pesos el cajón.

Pero usted va al supermercado y vale $ 30 pesos la lechuga, entonces qué pasa que gana tanto el intermediario y el agricultor que pasa el trabajo y nos lleva la comida a la mesa, no gana nada.

Son víctimas de hurtos de cañerías de riego, del clima nefasto que siempre los tiene entre ceja y ceja, todo esto ¿para ganar $ 90 pesos por cajón?

En un tiempo estamos en la época del durazno, recuerdo amigos quinteros que donde cayera una granizada, o la cotorra les atacara las plantas, todo el trabajo del año, se caía a la tierra en un ratito.

¿Por qué nuestros vecinos argentinos tienen las plantaciones de vid protegidas, helicópteros que recorren los cielos vaticinando los temporales de granizo y desarrollaron protecciones para las plantas ante eventualidades?

Quizás están más adelantados dentro del ministerio de agricultura, protegiendo al productor.

Los candidatos a presidentes de este país, no han expuesto aun futuros candidatos a la cartera más importante de nuestro país.

¿Qué pasa que nadie le da bola al campo y nadie hace el hincapié necesario en una vital rama de la economía uruguaya?

¿Les parece normal que un yogurt argentino llegue al mismo precio que uno producido en el Uruguay?

Hay algo que anda mal.

¿Que estemos comprando carne argentina, brasilera y paraguaya, en un país netamente productor de ganado es normal?

Parece que no.

Ya deberíamos estar pensando en políticas que regulen ciertas actividades agrícola-ganaderas para facilitar el poder de compra de los uruguayos y proteger al productor para que pueda subsistir íntegramente.

No puede ganar más la cadena de supermercados que quien produce la verdura, algo no anda bien.

 

También le podría interesar

Comentarios

Difunde esta noticia


-->