RECIBIMOS Y PUBLICAMOS

Escrito por Recibimos y publicamos en la sección Paysandú.

Publicado el 07/08/2019 22:56:56
RECIBIMOS Y PUBLICAMOS

Estimado Director de “El Bocón”

Don Jorge BONICA SIERRA

De mi consideración:

Desde hace ya mucho tiempo, día a día, soy atento escucha de tu cotidiano editorial denominado “La verdad de la milanesa”, cuyo título, a decir verdad, rechazo por chabacano, aunque, sin embargo, admiro tu valor y constancia en la lucha por un país mejor.

Tú, que has estado en mi casa, conoces bien mi particular situación, aunque desconoces, seguramente, cuánto me pesa no poder estar en la trinchera, ocupando mi puesto de lucha.

Reconozco en “El Bocón”, el único órgano de prensa independiente del país.

Desde aquí, día a día, procuro analizar la situación política del país y todas sus derivaciones en los demás campos del quehacer social y me esmero por poner “mi granito de arena” en esta lucha, consistente en un desinteresado intento común para construir, a partir de nuestras disidencias, ni más ni menos que –sencillamente- un país mejor.

En ese sentido, siempre he creído que todos quienes nos oponemos al estado actual de cosas (tanto contra el gobierno como contra su falsa oposición) estamos, al mismo tiempo, obligados a una alternativa de solución.  Y que, el no haberla encontrado aún, compromete la responsabilidad más seria de todo el conjunto desorganizado de opositores a este sistema actual, que lo hay, y somos muchos.

Analizando la situación interna de los distintos partidos políticos, en resumen te diría lo siguiente:

-En mi querido Partido Nacional dentro del cual fui siempre ciudadano, habiendo participado con relativa suerte de sus avatares, según me ha sido posible, en las últimas décadas, te diré que no apoyo a Lacalle Pou porque lo he visto siempre como un nene de papá y mamá que nunca trabajó y hoy lo encuentra todo hecho, tan sencillo como que hoy “le tocara a él” por derecho propio, hereditario o quizás hasta divino, la futura Presidencia de la República.  Y además y sobre todo  porque, siendo blanco de toda la vida, nunca jamás fui herrerista sino independiente, que es, fue y debiera ser otra cosa.

Tampoco se puede acompañar a mi coterráneo, colega y ex compañero del Club “Diego Lamas” Dr. Jorge Larrañaga, quien arribó a la Intendencia de Paysandú, precisamente, con los votos herreristas de Raffo (de otro modo le hubiera resultado imposible).  Y, aunque reconozco en él a alguien que llegó muy joven a la Intendencia y comprobó después que el mejor camino para hacer política es lanzarse desde cualquier Municipio hacia la Senaturía, en el Parlamento, creo que, al final, todos se dieron cuenta que no ha sido más que un burdo intento plagiario de Wilson, pura forma estudiada carente de propuesta y, muy probablemente también, ya se dieron cuenta que todo lo que ha logrado lo ha hecho pretendiendo atropellar a los demás, a pura garra y corazón.  De tal modo que, finalmente, su mayor aporte haya sido hasta ahora la reivindicación del caballo y el invento de la ida a la Meseta.

Finalmente, como sabes, terminé escribiendo a favor de Juan Sartori, a quien no conozco; no porque me sienta cómodo con quienes le acompañan (una Verónica Alonso que a menudo no sabe de lo que habla y unos pastores evangélicos de dudosa credibilidad), sino porque representa, al fin, para el Partido Nacional, una sana renovación que puso de manifiesto que éste, como la Patria misma, no puede ser nunca jamás patrimonio de persona ni de familia alguna, como parece haberlo sido hasta ahora.

-Luego, si analizamos al Partido Colorado, el de mi querido y progresista abuelo José, de mi único hermano y querida y muy tolerante madre, al cual –quizás- yo debiera pertenecer por origen itálico y vinculación más que centenaria al comercio y no al campo, nos encontramos con un Talvi recién llegado a la arena política catapultado por el último de los Batlle que no puede ocultar su aire montevideano y, consecuentemente, su desconocimiento supino de la realidad de un país que seguramente le quede grande (porque “no todo es Academia en la vida” y hay cosas que ni se pueden comprar ni tienen precio), un despreciable Sanguinetti que le birló su primera Presidencia a Wilson, un dubitativo Bordaberry que parece no habérsela jugado en el momento debido y otro Batlle de enésima generación que todavía no se ha dado cuenta que no existe, pese a que –aún así- puede aspirar a seguir mamando, tranquilo de que algo le va a tocar.

-Finalmente, el Frente lleva adelante a un ingeniero pelado y zecioso de triste gestión tanto en el Municipio de Montevideo como antes en la ANCAP, seguido de una indefinida, insípida e insulza colega suya, un gordito montevideano gilún  y un tirabombas que todavía no se enteró que el Muro de Berlín cayó hace ya casi cuarenta años y que el experimento marxista leninista fracasó en el mundo entero con resultados estrepitosos y grandes daños a la persona humana y la libertad de los pueblos, de lo cual –hoy, en América- Cuba y Venezuela y tal vez, muy pronto Argentina, son tristes ejemplos de lo que es vivir a contrapelo de la naturaleza humana y la realidad de las cosas.

-De los pelados Mieres y Novick no me ocupo porque ya prácticamente no existen.  El último supongo que ya se habrá dado cuenta que una cosa es vender zapatos en la Feria y otra es estar a la altura de liderar un país para lo que se necesita un mínimo de conocimientos propios o prestados o alquilados que el pre aludido vendedor de feria no tiene.

Ahora, eso sí, estimado Jorge Bonica, me permito regañarte el enorme error estratégico y táctico de no haber transado (transigido) con cualquier otra fuerza política, en términos de la más absoluta lealtad, ofreciéndole votos a cambio de independencia de opinión y de acción en el Parlamento.

Creo que la gran debilidad de todos quienes estamos en la oposición es nuestra lamentable descoordinación y falta de inteligencia a la hora de anudar alianzas, buscar denominadores comunes  y definir acciones comunes.

En esto el más indicado debería ser Manini, por su formación y experiencia militar.  Lástima que su movimiento –al parecer- se haya desviado hacia lo sectario.

Por su parte, si de valiente oposición se trata, tenemos también al Dr. Salle, más allá de su “izquierdosismo” tirabombas demodé (propio de su tiempo), aunque su defeccionante compañero Viana es otra cosa (totalmente opuesta) de quien tengo antecedentes que lo descalifican.   

Entonces, de lo que se trataba, mi muy estimado, valiente y jugado Director del único órgano de prensa auténticamente libre e independiente del país, era de haber buscado comunes denominadores entre todos los opositores (que somos muchos), cuando menos para haber elaborado un plan de acción conjunto en pos de los mejores resultados, el primero de los cuales era conseguir una o más bancas, en el Parlamento uruguayo, que pudiera dar fe que ya existe una importante cantidad de ciudadanos para quienes la cosa, así como está, NO DA PARA MÁS.

Te dejo en libertad de publicar ésta, mi misiva personal, porque, después de todo, ella refleja lo que pienso y no tengo por qué ocultar.

Afectuosamente

Dr. Gastón Pesce Echeverz

Ex edil departamental por Paysandú

También le podría interesar

Comentarios

Difunde esta noticia


-->