LA FORMALIZACIÓN DEL JUGADOR DE PEÑAROL ES UNA RISA, ARMADA A DEDO, UNA VERGÜENZA

Escrito por El Bocón en la sección Policiales.

Publicado el 19/05/2019 19:36:08
LA FORMALIZACIÓN DEL JUGADOR DE PEÑAROL ES UNA RISA, ARMADA A DEDO, UNA VERGÜENZA

Empecemos diciendo que se trató de un lamentable accidente, dejemos bien claro que el jugador de Peñarol “Toro” Fernández atropelló a una adolescente manejando su auto y que la justicia por intermedio de la fiscalía lo encontró responsable.

No vamos a entrar en consideraciones técnicas, ni en dar opiniones sobre el accidente en sí, porque no nos corresponde.

Pero sí, como medio de comunicación con opinión, podemos analizar la sanción recibida.

Fernández fue formalizado y se decretó la prisión domiciliaria.

Pero esa prisión está armada de tal manera que pueda seguir trabajando.

Entonces la prisión domiciliaria es para después de las 22 horas, hasta las primeras horas de la mañana.

Pero además, previendo que Peñarol tenga que jugar partidos nocturnos, ya quedó claro, que si eso ocurre, puedo ir a jugar y volver a su domicilio.

Además se le retuvo el pasaporte, por lo que no podrá salir del país, si no es con un permiso especial otorgado por la justicia.

Mientras tanto la muchacha está muerta en vida, nunca reaccionó luego del accidente, es un vegetal.

Hace poco le hicieron una intervención para sacar el líquido que se le sumaba al cerebro, y se le colocó una válvula.

Se le tuvo que colocar un acrílico en su parte superior de la cabeza, una situación espantosa para esta chica, que cumple en breve 19 años.

Los abogados de Fernández, lograron estirar estirando esta resolución, pidiendo diferentes análisis, incluso presentando informes de especialistas particulares, intentando revertir lo que se veía venir.

Con esto, también se logró vender al jugador al exterior, al Celta de Vigo.

El jugador viajó a España, firmó su contrato y volvió a ponerse a las órdenes hasta el 1 de julio próximo.

En esa fecha tendría que viajar a ponerse a disposición de su nueva institución.

Con la medida cautelar no podría viajar a España, pero, todos sabemos, que todo es posible, que esto puede cambiar.

Los abogados de Fernández, son de los profesionales de los llamados “pesos pesados”, que sin duda, tiene ciertas influencias ante la fiscalía.

El Dr. Jorge Barrera, además de ser el Presidente del Club Peñarol, es el abogado personal del Dr. Jorge Díaz, el Director de la Institución de los fiscales.

Creemos que este acuerdo de formalización, es algo demasiado armado a la necesidad del jugador, y de la institución que representa.

Me queda la duda razonable, que si fuera cualquier “hijo de vecino”, que haya tenido ese lamentable accidente, no fuera un jugador de una institución tan importante, y no tuviera la felicidad de contar con dinero como para pagar esos abogados, ya estuviera preso con prisión hace rato, a la espera de una condena.

Incluso, si la chica falleciera, cosa que esperemos no pase, la carátula del expediente, sería otra lógicamente.

No me extrañaría, que a fines de junio, y de mejorar la salud de la chica, con una fianza depositada en el juzgado, nadie se extrañe se le autorice a ir a jugar a España, quedando a disposición de la justicia.

La familia de la chica lógicamente está destruida, han contratado al abogado Fagúndez, que ya anuncia un juicio civil por los daños y perjuicios que se han ocasionado.

Tenemos entendido que la familia de la chica pretende que se le condene al jugador, a pagar todos los gastos del tratamiento de recuperación de la joven de por vida.

El rumor es que han pedido algo así como 1 millón y medio de dólares de indemnización.

Hasta ahora, han pasado más de dos meses, el protagonista del accidente sigue lo más campante a las risas y la chica reitero, muerta en vida.

Hubo chicanas de todo tipo, que alargaron la resolución judicial, expertos en lograr bajar las penas.

Recuerdo aun con mucha indignación que el autor material de la gran estafa de PLUNA, el señor Campiani, estuvo menos de un año preso en la cárcel de Campanero, y con una fianza, que si mal no recuerdo fue solo 50 mil dólares, se fue y nunca más volvió.

Bien dicen que en el Uruguay, “el que no tiene padrino… muere infiel”.

También le podría interesar

Comentarios

Difunde esta noticia


-->