“CUANDO LA PROPUESTA SE DISFRAZA DE HIPOCRESÍA”

Escrito por Recibimos y publicamos en la sección Salto.

Publicado el 23/03/2019 04:46:53
“CUANDO LA PROPUESTA SE DISFRAZA DE HIPOCRESÍA”

Esto sucedió en un lugar donde concurrimos habitualmente.

Es un lugar donde encontramos muchos trabajadores, de distintas ramas, jubilados e incluso algún profesional.

Es uno de los tantos bares y pizzerías que hay en nuestra ciudad y en tantas ciudades de nuestro país.

Como ya hace bastante tiempo que vamos a ese lugar hemos conocido y conocemos a la mayoría de quienes allí concurren.

Hay un grupo de asistentes a ese lugar que conforman un grupo digno de observación, quizás por lo dispar de sus edades y su profesiones, quizás por lo enérgicas que resultan sus discusiones sobre los más variados temas, desde el fútbol a nivel local, o a nivel nacional o incluso internacional, o sobre formas de encarar algunas situaciones, educación de los hijos y nietos, relaciones entre compañeros de trabajo, convivencia entre vecinos o con sus respectivas parejas, elogios y críticas sobre los servicios de salud tanto públicos como privados que se realizan en nuestra ciudad y obviamente sobre el acontecer político departamental y nacional.

Ese grupo está unido por una costumbre que se ha ido perdiendo con el paso de los años y es jugar a los naipes y lo integran el flaco Fidel, un obrero de la construcción, el viejo Juan un jubilado de la Dirección General Impositiva, el gordito Marcos un estudiante avanzado de la Facultad de Derecho y el loco Esteban, un ex empleado de una firma que se dedicaba a la siembra y cosecha de arándanos en nuestra zona.

Todos ellos nacidos y criados cerca de ese Bar y Pizzería, vecinos y conocidos de toda una vida y fanáticos de jugar a las cartas casi todas las tardecitas siempre y cuando sus horarios y obligaciones lo permitieran.

Quienes concurrimos a ese lugar no dejamos de sorprendernos a veces con la vehemencia con que discuten y opinan sobre los temas arriba descritos, cada uno defendiendo a ultranza su posición y a veces sin entender razones lógicas que hagan que cambie su óptica sobre determinados temas.

Esa bohemia que hay en muchos bares y boliches de nuestro país y donde seguramente se discute sobre casi los mismos temas que discute esta barra.

 

 

 

Pues bien, después de esta introducción, que sirve para entender un poco esta situación, damos paso a lo que pudimos escuchar y observar hace unos pocos días, cuando este grupo comenzó a comentar sobre una propuesta presentada por el Movimiento de Participación Popular (MPP) donde se decía que José Mujica pretendía promover una serie de propuestas para lograr una reducción en un montón de gastos y compensaciones de las que dispone actualmente el sistema político.

Una vez planteado el tema se formalizó una discusión donde se hablaba de este tema, más o menos en estos términos:

Fidel – Está buenísimo lo que presentó el Pepe Mujica, por fin alguien se anima a decir que los políticos cobran una barbaridad y que hay que sacarle beneficios.

 

Esteban – Chocolate por la noticia, eso lo sabe todo el mundo y nadie dice nunca nada porque a todos les sirven eso ingresos y con eso se pagan muchas cosas de la campaña política.

  1. Tiene razón don Esteban, desde que tengo uso de razón se comenta que los políticos ganan dinerales y solo se acuerdan de la gente cuando llegan las elecciones y cuando entré en la facultad un compañero que estudia Ciencias Políticas me estuvo comentando todo lo que agarran y la verdad que asusta ver la enorme cantidad de dinero que mes a mes cobran, e incluso después que se retiran o no los eligen siguen cobrando.

Fidel – (ya levantando el tono de voz) Puede ser, pero era hora de que un líder demuestre voluntad y haga lo que el pueblo reclama. (No es necesario aclarar que Fidel proviene de una familia de raíces frenteamplistas y casi adoctrinado desde su cuna a ser un militante rabioso y defensor a ultranza a las causas sociales)

Juan –“CUANDO LAS PROPUESTAS SE DISFRAZAN DE HIPOCRESIA DEJAN DE SER SERIAS”

(Debo hacer notar que Juan es uno de esos veteranos que hablan muy poco o casi nada y que cuando argumentan algo lo hacen con la convicción total de tener razón y sus argumentos son irrefutables.) Mientras hablaba se paró y empezó a hablar en voz alta para que todos los que estábamos en el bar lo escucharan

Juan – ¿Por qué justo ahora se le ocurre a Mujica proponer estas medidas? ¿Y que las discutan y las resuelvan los otros, si tuvo todo el poder y la oportunidad de hacerlo entre el año dos mil diez y dos mil quince cuando fue Presidente con mayoría absoluta en el Parlamento?

Eso tiene un solo nombre, HIPOCRESIA.

Es un gran hipócrita que cuando estuvo en el Gobierno se dedicó a regalar plata ajena, porque por las dudas que yo sepa, los fondos que se destinaron para el Proyecto del Puerto de Aguas Profundas, el lío que se armó con el cierre de Pluna y luego los préstamos para Alas U, la desastrosa idea de la Regasificadora y Gas Sayago, los préstamos del FONDES que ninguno fue devuelto y los miles de cagadas más que se mandó no las pagó de su bolsillo sino con la guita de todos nosotros.

HIPOCRITA, porque quiso dar la imagen de un Presidente pobre y se cansó de acomodar a todos los compañeros de calabozo y sector con jubilaciones de privilegio por Decreto que pagamos y pagaremos todos los uruguayos.

HIPOCRITA, porque dio aumentos a sectores de funcionarios Públicos (como los Jueces) sabiendo que no se iban a poder pagar y dejó marginados a otros (como los funcionarios del Sistema Judicial) que debieron hacerle Juicio al Estado, y que a pesar de haberlo ganado aún no han podido cobrarlo en su totalidad.

HIPOCRITA, porque decía financiar con parte de su sueldo un Plan de vivienda que solo sirvió para favorecer a los militantes y afiliados al MPP.

HIPOCRITA, porque hizo entrar a dedo a miles de hijos, amigos y parientes de conocidos y militantes.

HIPOCRITA, porque se pasó recorriendo el mundo promocionando una película que hablaba sobre su vida para ver si lograba reconocimiento Internacional y quizás ser nombrado aspirante a recibir el Premio Nobel, mientras los índices de pobreza y desempleo seguían creciendo día tras día en el país.

HIPOCRITA, porque negoció con Estados Unidos traer a Uruguay prisioneros de Guantánamo que nos provocaron y nos provocan miles de dólares de gastos y más de un dolor de cabeza y quien sabe por cuánto tiempo más seguiremos con ese gasto.

HIPOCRITA porque trajo familias enteras de Siria, que al poco tiempo se querían ir disparando del Uruguay porque era imposible vivir acá.

HIPÓCRITA porque sacó leyes simplemente por el hecho de tener mayoría parlamentaria como las de consumo de mariguana o de interrupción del embarazo o incluso de casamiento igualitario solo para tener aceptación y captar votos de esos colectivos, sin darle la verdadera discusión ni los motivos a la gente común para que se expresara en un plebiscito.

 

 

 

¿Y ahora viene a proponer reducir gastos del sistema político?

¿Por qué no lo hizo antes, cuando se mandó todas esas cagadas juntas y después dice muy suelto de cuerpo que fue una chamboneada?

Pues bien, habría que explicarle a ese impresentable que esas chamboneadas nos cuestan y seguramente nos costarán a todos los uruguayos miles de millones de dólares.

Si bien estoy de acuerdo en que muchas de esas reducciones de gastos y privilegios debían hacerse hace años, ¿por qué mierda no las propuso cuando era presidente y tenía todo el Poder y los votos para realizarlas?

Mirá Fidel, no quiero enojarme con vos, pero todo lo que propone Mujica tiene un fin perverso y malicioso, si se dio el lujo de perdonarle una millonaria deuda al Paco Casal, no le creo nada.

Por mi puede decir que es pobre, que anda sucio y en moto o en fusca, pero YO NO LE CREO NI EL BUEN DIA.

Y te reitero, cuando la propuesta se disfraza de hipocresía, es cuando deja de ser creíble.

El viejo Juan dijo esto y se sentó

TODOS LOS QUE ESTABAMOS EN EL BAR APLAUDIMOS LARGAMENTE A JUAN.

Nada más que agregar…

También le podría interesar

Comentarios

Difunde esta noticia


-->