ES EL MOMENTO DE REVELARSE

Escrito por Jorge Bonica Sierra en la sección Nacionales.

Publicado el 07/01/2019 22:57:15
ES EL MOMENTO DE REVELARSE

Como periodistas libres e independientes, hemos tenido la suerte de ser elegidos por un gran porcentaje de compatriotas para exponer sus problemas.

Siempre decimos, que es la primera vez en la historia del Uruguay, que un medio de comunicación del interior del país, logra el protagonismo que El Bocón ha tenido en la capital del país.

Era impensable que esto sucediera, ya que los diarios y semanarios del interior del país, se han dirigido prácticamente a sus comarcas, haciendo una práctica de lugareños, que era el cómplice ideal para el centralismo montevideano.

Esa marginación y hasta discriminación del sistema político hacia los ciudadanos del interior, es tan evidente, que se puede palpar a simple vista en cada uno de los actos del gobierno nacional.

El actual gobierno, ha tenido la iniciativa de trasladarse a pequeños poblados del interior a realizar sus consejos de ministros, en donde todos los ministros y el propio Presidente y Vicepresidente están presentes en el lugar, logrando que todo sea un acontecimiento para quienes han vivido cientos de años menos preciados por un sistema que tiene el poder de gobernar y lo hace para un sector solamente.

En esos consejos de ministros, se dice que se ha logrado que el ciudadano común, pueda acceder a presentar sus problemas directamente con el Ministro que tenga ingerencia en el tema referido.

Eso es una mentira, casi una canallada, ya que solamente quienes se han anotado para hablar con tal o cual ministro, lo han logrado, pero preferentemente fueron comisiones de vecinos, de escuelas ,de la policía que lo han hecho, y no accedió el ciudadano común, el que no0 tiene voz y si le piden el voto.

¿Cuáles han sido los resultados logrados tras los pedidos y ruegos de quienes se dicen representantes de los ciudadanos uruguayos marginados?

Simplemente ninguno, no hay registros que se hayan logrado resultados inmediatos, simplemente el ministro se lleva el pedido para su despacho y allí pasa lo que ha venido pasando a lo largo de la historia.

Se mueve lo que tiene padrino, se zarandea o se hace lo que le conviene al sistema Político para buscar simpatías que se transformen en votos.

Eso es así, le guste o no le guste a los gobernantes de turno escucharlo.

Antes Lacalle, Sanguinetti o Batlle no lo hacían, porque corrían peligro que los maten, ya que durante cuarenta años estuvieron prometiendo y prometiendo y no hicieron otra cosa que mentirle a la gente que ya cansada de tantas jodas, de ver que solamente unos pocos se enriquecen en forma sorpresiva en nuestro país, ya no los soportaron más y votaron masivamente al Frente Amplio.

Sin embargo los problemas siguen estando y la gente sigue sufriendo las carencias o necesidades que tiene para que sus hijos vayan a una escuela digna, a un liceo digno, o simplemente quieren tener más luz en sus calles o que les tapen algunos pozos.

Esa es la miseria humana de hoy en nuestro país, parece que los gobernantes en lugar de cumplir con sus obligaciones, se la pasan mintiendo y prometiendo sin hacer lo que simplemente, tendrían que hacer.

Por mi transitar por las rutas de mi querido país, puedo ver lo que está pasando y la verdad es que me da mucha indignación ver y escuchar a los políticos que quieren ser electos en algún cargo, llegar a pueblos que durante cuatro años anteriores ni siquiera sabían que existían y dan un discurso maravilloso, prometiendo que combatirá la inseguridad, que los jubilados cobrarán mejor mensualidad, que la salud pública será de excelencia y tantas otras cosas que simplemente me inspiran a la indignación por la impunidad de estos actores políticos que sin tener vergüenza llegan de la mano de un referente local a decir cuatro o cinco irresponsables frases y se salen corriendo para ir a mentir y prometer a otro tablado.

Todos los candidatos son senadores, diputados, ministros, o fueron alguno de esos cargos y hasta presidentes, pero resulta que ahora dicen que van a hacer esto o aquello si son electos.

¡Son una manga de bandidos disfrazados de candidatos!

Sin embargo los problemas graves de la gente siguen esperando, nunca llegan, jamás se les tiene en cuenta.

Se sigue implorando a los intendentes que hagan calles, que nos alejen de las tristes calles de tierra que hacen que no se pueda vivir metidos en el polvo.

Se sigue pidiendo que pongan focos de luz para mejorar la seguridad del barrio.

Se piden cordones cunetas, como si eso fuera la gloria, en forma increíble,

Se hacen largas peticiones, llenas de burocracia para que se construya una simple garita para que nuestros hijos no se mojen a la hora de tomar un ómnibus.

Se les pide que hagan una nota para pintar las cebras que se despintaron frente a una escuela.

Yo me pregunto muchas veces… ¿Por qué tratan a los vecinos del interior como si fueran ignorantes?

Pero los problemas…siguen sin resolverse, y seguimos comiendo polvo, sin luz en la vía pública y nos cobran todos los meses el alumbrado; sin plazas como la gente para esparcimiento, sin limpiar los arroyos que nos inundan y nos llenan de mosquitos, ratas y culebras.

Como estos personajes que llegan a mentir y prometer viven en casas fastuosas en la capital, no tienen problemas económicos porque nosotros mismos, los más humildes les pagamos el sueldo para que se en la gran vida; no entienden realmente, y lo que es peor, no SIENTEN la tristeza que sienten los uruguayos que no llegan a fin de mes.

Lo puedo expresar con propiedad, porque lo veo, porque lo palpo, porque día a día lo sufro y me angustio con la gente, por las carencias, las necesidades graves que están criando a sus hijos miles y miles de familias uruguayas.

Esos miles de uruguayos están condenados a vivir como la mierda, entre el barro, deprimidos, con angustia, y sienten la impotencia de no poder vivir con dignidad.

Eso no le importa el político que hoy está desesperado por el voto, por ganar la interna, por ser el candidato único de su partido.

Solo le interesa el fin que se proponen, y quienes los aconsejan, quienes los asesoran, son gente preparada en marketing, en medios de comunicación, que solo ven el triunfo final a costa de lo que sea y no pueden ver la pobreza, las necesidades más elementales que tiene la gente, solo les importa que su candidato le gane al otro y para eso siguen utilizando los métodos modernos que dejan de lado la realidad para aspirar a un resultado simple.

El sábado pasado recorrí parte del barrio Borro, y conversé con sus habitantes. Me di cuenta nuevamente, que allí hay mucha gente de bien, que no es ignorante, que ha tenido que salir a buscar la diaria, la de todos los días, la que le de comer a su familia.

Ensillan el caballo y salen en el carro en busca del jornal diario.

“Vivimos prolijitos” nos dicen, pero por el costado de su casa pasan los excrementos humanos por una cuneta, de todos los que han tenido que caer en esa, ya que antes tuvieron su casa y no la pudieron mantener, ni pagar sus alquileres, estuvieron en una pensión y los corrieron por no pagar una quincena.

Es gente de bien, que se me llenaron los ojos de lágrimas al verlos en su lucha sin que nadie les de una mano.

No quieren que les lleven azúcar, ni fideos, ni leche en polvo, no eso no, lo que quieren es un trabajo digno, en un frigorífico, una curtiembre, una fábrica, con un sueldo que les alcance para darles de comer a sus hijos y esposa, que les permite tener vestidos en forma digna, que no pasen frío, que puedan ir a estudiar y tengan para la túnica, los cuadernos, y que puedan vivir en un lugar digno, limpio, decoroso.

Voy a escribir algo que no quiero que nadie se ofenda, porque no es para ofenderse.

Hay muchos uruguayos que viven en una situación tan triste, que huelen mal, huelen diferente, no huelen a jabón de tocador, ni tienen desodorante, no tienen agua caliente.

Y no estoy señalando a unos pocos, no, hay miles y miles de uruguayos y uruguayas que viven en la miseria, en forma indigna, y quien los obligó a caer en esa triste situación es el sistema político, son los gobiernos de turno que han llevado a muchos compatriotas a caer al abismo de la necesidad, de la pobreza, de la carencia, de la indigencia.

Y vemos a niños chicos, que viven toda su infancia con un solo par de zapatos, unos chanpioncitos baratos para todo el día, así haga frío o colar.

Montevideo tiene una cantidad de miles de familias que están en esa situación, que cayeron a esa realidad y no hay gobierno que les de lo que realmente hay que darles, que es TRABAJO DIGNO SEGURO Y DURADERO.

En el interior es similar la cosa, ya que barrios enteros viven implorando a los intendentes que les hagan las calles o les iluminen el barrio.

Parece que el intendente es como un Rey Romano que baja o sube el pulgar para resolver si sus vecinos vivirán digna o indignamente.

Tienen que esperar que llegue el año electoral para poder lograr algunas cosas, ya que esperan los gobernantes que llegue el último año de gobierno departamental para abrir la canilla y hacer algo por la gente, con la finalidad de convencer que los voten nuevamente.

El sistema es canallesco, y quienes son sus operadores son unos ruines.

Ser pobre y no tener recursos es un drama social, pero ser condenados por un grupo de políticos que manejan los macro números de la economía y no ven a esta gente, es detestable.

Nuestros gobernantes de los últimos 30 años, con sus políticas económicas neoliberales, con el permanente despilfarro del dinero público, con los actos de corrupción más grandes de la historia política; han sido los responsables de la desaparición de la clase media uruguaya, mayoritaria y forjadora de grandes ciudadanos.

Hoy, la solución es solo una, es la unión de los ciudadanos sin mirar el color político para exigir que se hagan las cosas, que no se robe más dinero, que se termine la joda de las clases políticas.

Ciudadanos, vecinos, habitantes, pobladores… unirse, hermanarse y exigir sin miedos, tenemos derecho, se los aseguro.

 

También le podría interesar

Comentarios

Difunde esta noticia


-->