SOLO FALTAMOS NOSOTROS

Escrito por Recibimos y publicamos en la sección Internacionales.

Publicado el 01/11/2018 09:35:52
SOLO FALTAMOS NOSOTROS

por Sebastián Castro.-

 

Los PT fanáticos aseguran en su discurso que el votante de Bolsonaro es ignorante, xenófobo, misógino y un sinfín de adjetivos descalificantes. Escuchar semejantes disparates es un buen ejercicio de tolerancia. Y me obliga a preguntar si la ignorancia (la capacidad para descreer la realidad) no les está volviendo como un bumerán imparable difícil de esquivar. Cuando la implosión de todas las políticas nefastas, la corrupción y el retroceso cultural arrasó con todas las posibilidades del PT, salieron los detractores a decir que Bolsonaro había ganado por las llamadas “fake news” y se olvidaron que la empresa que contrató Bolsonaro fue la misma que la de Haddad (o al menos eso se especula, nadie quiere asegurar nada que pueda ser usado a futuro en otro juicio político) replicando tantas noticias falsas a favor y en contra que la suprema corte brasileña tuvo que prohibir al menos 50 publicaciones de facebook. 
Como ejemplo de tal disparatada campaña, 
aparece una fotografía en la que el hijo del ultraderechista y candidato a senador de Brasil, Flávio Bolsonaro, se ve con una camiseta polémica contra el noreste de Brasil "Movimiento Norestinos vuelvan para casa", "Río no es lugar para juegos". 
No deja de ser irónico que el cierre de campaña de Haddad en Rio de Janeiro se celebrase a pocos metros del cuartel general de Petrobras, símbolo de la corrupción que ha empujado al PT a la derrota. Los seguidores de Haddad y, en general, de la izquierda brasileña, convirtieron el acto en una suerte de Antel-Fest político, donde el gran ausente fue Lula y su discurso socialista. Es cierto que bajo su gobierno bajo la pobreza y es cierto también que Dilma destruyó lo poco pero importante que el gobierno de Lula había conquistado. Sería infantil pensar que solo por los actos de corrupción bajo los gobiernos del PT el pueblo Brasileño decidió votar un ultraderechista ideológico (aún no sabemos si será en la práctica). Habría que sumar al descontento popular por tanta corrupción el deterioro económico que atraviesa Brasil hace más de 4 años y recordar que Dilma ganó después de maquillar el déficit fiscal y fue destituida justamente por eso.
Nada es más duro de asimilar una derrota a manos de un novato en campañas. Y aunque los fantasmas del “gorilaje” político revolotean, no hay un solo votante por Bolsonaro que no repita el “fuera PT”.
Se vienen vientos de cambios en América. En la fiesta, solo faltamos nosotros.

También le podría interesar

Comentarios

Difunde esta noticia


-->