PRIMERA HAZAÑA DE EL “HÉROE” VÁZQUEZ

Escrito por Recibimos y publicamos en la sección Nacionales.

Publicado el 01/10/2018 22:15:21
PRIMERA HAZAÑA DE EL “HÉROE” VÁZQUEZ

Por Juan da Silva

 

 

¿Derecho a la Vida? ¡Qué hipocresía!

En setiembre 17 cumplió cuatro años el infame Decreto del PE 275/005. Lo firmaron los Doctores en Medicina Vázquez y Muñoz. El primero fue quien, siendo oposición, le dijo al mundo que en Uruguay los niños comían pasto y la Ministra de SP es quien, en abril de 2005, criticó la política de salud materno-infantil del Gobierno anterior, anunció una investigación –que nunca hizo- por las muertes de niños y dijo que bajaría la mortalidad infantil a la mitad. Como Poder Ejecutivo, el 17.7.05 ambos suspendieron la entrada en vigor del decreto 51/005 del 16.2.05: primero dijeron que debía revisarse; después, que esperarían 6 meses más por un estudio de terceros para ver si había anemia en Uruguay y, en mayo de 2006… ¡que era urgente solucionar el déficit de nutrientes que padecía la población! Pero nunca dijeron una palabra sobre el ácido fólico y los defectos congénitos del tubo neural, o DCTN, porque todo esto fue una farsa con móviles políticos.

El verdadero fin fue aparentar que la ley 18.071, que recién comenzó a regir en 2007, -y que es tardía, pobre e innecesaria-, era la que venía a salvar de la malnutrición al pueblo uruguayo. Esto quedó confirmado por la gran “manija” que en 2006 le dieron a la media sanción de SU ley: en los Medios, en Internet y hasta en la Junta Departamental de Montevideo.

El inmoral circo fue montado para ocultar a la población que el Dr. Jorge Batlle, -el Presidente al que voté y a quien el FA y UNICEF estigmatizaron-, por el decreto 51/005 había dispuesto -sin tocar las trompetas ni encender fuegos artificiales- que la harina debía fortificarse con hierro, ácido fólico y vitamina B12 para reducir la anemia y los DCTN. La ley progresista suprimió la vitamina B12 porque la Presidenta de la Comisión de Salud del Senado, la Dra. Xavier, me dijo a mí -en “Las cosas en su sitio”, de Radio Sarandí- que no sabía “para qué sirve esa vitamina”.

Por todo lo anterior, por lo que sigue, por lo que ampliaré –aquí o en la Justicia, si es necesario- y según los datos de la Sen. Xavier, puedo afirmar que el Poder Ejecutivo jugó a la ruleta rusa con 100.000 madres uruguayas entre 2005 y 2007; que al privar del hierro adicional (“el pasto” del cerebro) a todos los hijos que ellas gestaron, les limitó su desarrollo intelectual y su futuro; que a los casi 50.000 de esos niños que nacieron en un entorno de pobreza, los condenó a ser “uruguayos de segunda clase que nunca más podrán recuperarse”, mientras que a muchos de esos desdichados niños “los destinó a la cárcel o al prostíbulo”, como dije en mis cartas a la Comisión de DDHH de Diputados, que no me recibió, y al Presidente Electo en enero de 2005, como informó el diario Últimas Noticias. En Canal 4, domingos atrás, reiteró este concepto el presidenciable de Asamblea Popular Sr. Raúl Rodríguez.

Las madres y los niños condenados. Creo que los uruguayos no pueden seguir ignorando las consecuencias sobre la población del nefasto decreto. Aplicando los datos de la Dra. Xavier y según numerosas investigaciones alrededor del mundo, nadie puede negar que el decreto pudo provocar que hasta 400 madres uruguayas (4 por 1.000 donde no se fortifica la harina, contra 1 por 1000 donde esto se hace) dieran a luz a niños muertos o que murieron enseguida por su anencefalia; o que tuvieran hijos con riesgo de muerte y graves secuelas por el líquido que inundaba su cavidad craneana; o con invalidez total o parcial por padecer de espina bífida; o, los menos afectados, con paladar hendido o labio leporino: esos pobrecitos a quienes  llamarán “gangosos” y “mellados” el resto de su vida.

El drama se completa con todas las mujeres que, en esos dos años, sufrieron abortos no deseados, -tanto espontáneos como terapéuticos-, por los DCTN del feto que tenían en su vientre. Reitero que fueron decretados sin decirlo, “al boleo” y sin conocimiento de las madres, por el médico que se opone al aborto legal. En Canadá, por ejemplo, tras el primer año de fortificar los cereales del desayuno con ácido fólico, bajó drásticamente la cantidad de abortos. Antes, al fortificarse la harina con esa vitamina, habían bajado 53% los partos de fetos muertos.

¡Indigna saber que hasta al 75% de las madres se les habría evitado su tragedia si hubiera seguido vigente el decreto del Presidente Batlle que el Gobierno del Frente Amplio derogó!

Todas las madres fueron víctimas. Muchos creerán que los DCTN, -que se producen cuando la embarazada no tiene suficiente ácido fólico hacia la cuarta semana de gestación-, afectan a las mujeres más pobres por su alimentación insuficiente, como informó la Dra. Xavier. Sin embargo, el déficit de ácido fólico y los DCTN no son exclusivos de las mujeres pobres.

En Uruguay, según el informe del INE del 22.7.09, entre las mujeres pobres habría un porcentaje apreciable que son de ascendencia africana e indoamericana. Ellas tienen 20 veces menos riesgo que las descendientes de europeos de tener una mutación genética, que está claramente asociada con la gestación de hijos defectuosos, inválidos o muertos y con los abortos no deseados. Así que, aunque sean pobres, muchas uruguayas no tienen ese factor de riesgo.

Pero hay otros factores de riesgo no aplicables a las mujeres pobres. Por ejemplo, ellas no suelen broncearse en camas solares con rayos UVA artificiales, ni toman sol en la playa en las primeras semanas de gestación; además, aunque no comen bien, tampoco hacen ejercicios, ni siguen un régimen de comida, ni ayunan para adelgazar mientras están embarazadas; tampoco importa el origen racial, ni la posición social, de aquellas que gestan fetos con DCTN cuando su suero contiene autoanticuerpos que se unen a los receptores de folato y bloquean la captación celular del folato; y, finalmente, son todas las mujeres que tienen bajos niveles de vitamina B12 poco antes y después de quedar embarazadas, quienes “no sólo corren el riesgo de desarrollar sus propios problemas de salud, sino que también incrementan las posibilidades de que sus hijos nazcan con un defecto congénito grave”, como explica el Dr. Duane Alexander, Director del Instituto Nacional de Salud y Desarrollo Humano de EEUU.

Debe saberse que la demora que se denuncia también perjudicó a hombres y mujeres de todas las edades que necesitan la adición de las vitaminas B9 y B12, que escasean en la dieta, para neutralizar a la homocisteina. Según muestran las investigaciones, el exceso de este aminoácido no esencial es  especialmente perjudicial para los 450.000 mayores de 65 años que aquí vivimos. Para nosotros, es vital aumentar el aporte de ácido fólico para bajar el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular y desarrollar cardiopatías: así lo mostraron, ya en 2002, los estudios hechos en Aberdeen, Escocia.

Por la extensión de esta carta, queda por explicar por qué fue un verdadero atentado contra el futuro del país el sacarle el hierro, que es el “pasto” que necesita su cerebro, a 100.000 niños uruguayos. Esto constituyó un daño  irreversible para los 50.000 niños pobres que nacieron entre 2005 y 2007. En sus últimos 90 días de gestación y en sus primeros 2 años de vida, esos desdichados compatriotas jamás pueden haber obtenido el vital alimento de su madre ni de su dieta familiar. Para ellos la famosa “XO” tal vez no pase nunca de ser un gran juguete. Es difícil imaginar qué sentirán hoy 50.000 madres y 100.000 abuelas, -o sea el 50% de las de todos los niños desdichados-, al saber que hace cinco años, confiadas en sus promesas, le dieron el poder a quien los condenaría.

Decidí adelantar esta síntesis al ver que, en el cuarto aniversario del infame decreto, el Gobierno Nacional -con su Presidente a la cabeza- seguirá haciendo propaganda proselitista con el dinero que aportamos todos. Segundo, porque todos vimos en la TV como la Min. Arismendi salió a enrostrar al candidato blanco su olvido del “derecho a la vida”… olvidando ella que, hasta hoy, ¡ni el peor dictador había sacrificado a tanta gente de un solo plumazo!

Ante tanta hipocresía y tanto cinismo, no puedo menos que preguntar a todos: ¿No tienen también el derecho a vivir LOS URUGUAYOS POBRES enfermos de cáncer hasta que el Frente Amplio se digne salvarlos, como aparentó hacerlo con los niños en gestación con defectos en su tubo neural? El Dr. Javier García dijo en El País que “Es criminal no autorizar el PET” para diagnosticar temprano el cáncer: ¿creen Uds. que los compatriotas enfermos de cáncer, muchos de ellos niños, tienen menos derecho a la vida que los ancianos con problemas visuales? ¿Tendrán que esperar ellos hasta que Chávez le de dinero a Cuba para que Fidel nos regale el equipo? Si el senador Mujica llega a la presidencia, ¿cómo les explicará a 50.000 niños que su guía y “compañero” ordenó que a ellos les entrara muy poca cosa “en el balero”? ¿Y qué piensan los demás Médicos Uruguayos de sus colegas gobernantes que – CON PLENA CONCIENCIA Y VOLUNTAD- sacrificaron a tantos niños y tantas madres para ganar aplausos y votos y perpetuarse en el poder? ¿No habrá alguna respuesta en el Código de Ética Médica del SMU para esta pregunta? Y TODOS los demás Legisladores, ¿fueron víctimas o fueron cómplices de la parodia que nos costó tiempo y dinero a todos y les impidió a ellos legislar sobre otras urgencias nacionales que, de verdad, no estaban resueltas?

En mi carta del 2.12.05 al Presidente Vázquez, por la Teletón, le pedí “que, además de lo que ya está haciendo por los Derechos Humanos de todos los uruguayos, agregue un esfuerzo más por el Derecho a la Vida de los compatriotas del futuro”. A la luz del reciente reclamo que por razones políticas formuló el Gobierno, y ante su desprecio por los derechos de 100.000 niños uruguayos, resulta obligatorio preguntar: UNICEF, que impuso la fortificación con micronutrientes en el mundo, y los Fiscales de Menores, Abogados, Legisladores, Religiosos, Movimientos, Asociaciones, ONGs, etc., que son tan defensores de los DDHH, ¿nos ilustrarán con su versada opinión sobre la inhumanidad que se denuncia?

Y respecto a lo que puedan pensar los uruguayos y uruguayas cuyo derecho a la salud y a la vida arrasó este decreto: ¿Qué sentirán ahora, al ver en la TV o en los tablados a quien juró dos veces –como Médico y como Presidente- que iba a cuidar de su salud y a proteger su vida? ¿Qué pasará cuando, en lugar de levantar la “ceibalita”, las inconsolables madres comiencen a saludarlo elevando a sus hijos inválidos o la partida de defunción que les dieron por ellos? ¿Y cómo actuará la celosa guardia personal del Sr. Presidente de la República, cuando un dolido padre se acerque para expresarle en forma personal sus sentimientos? ¿Creerán que su propósito es “festejar” con él?

Se adjunta: Copia de la carta del 2.12.05 al Sr. Presidente de la República por la Teletón. 

También le podría interesar

¡QUÉ ME VENÍS CON EL PAÍS DE PRIMERA...¡
Unas más y otras menos, todas las fracturas duelen, pero créeme que no tanto como ver el país en que nos han convertido.
10/10/2018 Leer

Comentarios

Difunde esta noticia


-->