SEGURO SERÁ UNA NIÑA MUY FELIZ POR TENER UNA VERDADERA MAMÁ

Escrito por Mirtha Susana Lencina en la sección Columnas.

Publicado el 20/07/2018 13:30:14
SEGURO SERÁ UNA NIÑA MUY FELIZ POR TENER UNA VERDADERA MAMÁ

Julieta Catalina es una preciosa beba que hoy está cumpliendo sus dos añitos de vida.

Ella, por cosas de la vida, como tantos otros niños no ha sido beneficiada en tener un buen papá.

Su mamá y su papá sin proponérselos un día recibieron la noticia de su llegada, cosa que los sorprendió enormemente ya que no estaba en sus planes encargar a un bebé.

Fue recibida con muchísimo amor.

Su mamá tenía muchísimas esperanzas que el papá con su nacimiento lograría cambiar, pero por cosas de la vida eso no sucedió.

Al papá de esta niña le falta saber lo que es la responsabilidad hacia un hijo, cosa que lo desconoce.

No podemos decir que no la tiene por ser muy joven, porqué cuando se tiene veinte y tantos años, se puede serlo perfectamente.

La mamá de esta beba con sus 23 años está demostrando ser una mamá tremendamente responsable con su niña.

Ella entendió que no era el momento de traer un hijo a este mundo por no tener su vida del todo encaminada, y un buen muchacho que esté a su lado acompañándola a criar a su niñita.

Por cosas de la vida no estar en el momento indicado para ser madre, no fue impedimento para que ella se dedique con mucho amor a su pequeña.

Es una mamá admirable, sin recursos propios para brindarle a esa niñita todo lo que realmente necesita.

A tenido el apoyo constante sicológicamente y económicamente de su madre, y también su papá que vive en el interior cada vez que puede le envía algo de dinero. A pesar que los ingresos de ambos no les son suficientes, igualmente están para ayudar a esa hija que por cosas de la vida se encuentra sola para sacar a delante la crianza de su pequeña.

Por supuesto que hace tres años atrás no estaba en sus planes lo que en su vida se ha dado, pero así han sucedido las cosas y ella le ha puesto el pecho a las balas.

Sabe que por cosas de la vida tampoco puede contar con los abuelos paternos, pero esto no debe ser impedimento para que sienta que está sola, porque no lo está.

Quizás muchas veces la vida la golpe sin ninguna consideración, y ella se pregunte porque teniendo tan solo 23 años tiene que vivir ciertos momentos, los cuales le causan mucho dolor, como le ha pasado cuando tuvo que tener a su beba internada por no estar bien de salud, eso es parte de las cosas de la vida.

Ella tendrá que entender que cuando se tiene un hijo, por ente, muchas veces nos toca vivir momentos no tan buenos, pero lo importante es siempre estar junto a ellos, cuando son pequeños y aún cuando son grandes.

Eso hoy ella lo está comprobando viendo que su mamá siempre está para apoyarla, a pesar que entendió que fue una muchachita inmadura cuando no tuvo los cuidados necesarios para evitar un embarazo, pero en parte lo entiende porque la mujer siempre corre ese riesgo.

Ella siempre está para darle su hombro para que su hija muchas veces llore sus penas y comparta con su madre su desilusión de amor.

En esta relación no fue amor lo que faltó, sino que no hubo madurez por parte del joven y eso fue el causante por lo cual la relación hoy ya no existe, y eso hace que tenga que ser una madre valiente para enfrentar con su hijita lo que venga.

A esta jovencita que tanto la quiero por ser parte de las cosas de mi vida, le diría que aún tiene un largo camino por recorrer, que en algún momento el verdadero amor llegará a su vida aunque ahora diga que no le interesa. Llegará el día que mirará a su niña y le dirá “nuestras vidas han cambiado, los tiempos difíciles quedaron en el pasado, ahora todo será más fácil”.

Vivirá lo que le toque vivir porque así son las cosas de la vida, pero que no pierda el entusiasmo por la vida porque tiene algo muy valioso que es esa pequeñita que hoy cumple sus dos añitos.

 Seguro será una niña muy feliz por tener una verdadera mamá, de la cual en el día de mañana se sentirá orgullosa de ella, y no le importará que su papá haya quedado por el camino.

Quizás en algún momento de su vida el destino le regale un verdadero papá que la hará realmente feliz a ella y a su mamá.

Esa niñita como tantos otros niños cuando tenga la edad suficiente entenderán que no siempre se tiene la suerte de que nuestros padres biológicos sean los que cuiden de nosotros, porqué para ellos muchas veces no somos lo más importante en sus vidas, y nos dejan por el camino, pero eso también es parte de las cosas de la vida.

También le podría interesar

Comentarios

Difunde esta noticia


-->