SOLO POLÍTICA BARATA PARA COMBATIR A LOS DELINCUENTES

Escrito por Jorge Bonica en la sección Columnas.

Publicado el 26/05/2018 19:29:59
SOLO POLÍTICA BARATA PARA COMBATIR A LOS DELINCUENTES

Sin lugar a dudas uno de los temas que más preocupados y angustiados tiene a los uruguayos es el avance de la inseguridad y la delincuencia en nuestro país en los últimos 15 o 20 años.

Ha cambiado tanto la situación que hoy hay una especie de fobia generalizada y se vive de una manera totalmente diferente a la que vivimos nosotros cuando éramos jovencitos hace 40 años atrás.

Prácticamente no estaba en nuestra mente el tema de la inseguridad, por más que había robos, se desvalijaban casas en barrios residenciales y existían otros tipos de delitos, como los crímenes y las violaciones, pero no es lo que vivimos ahora.

Creo que uno de los grandes temas que estamos viviendo está originado por la droga, la maldita pasta base y el alcohol, esos son los dos elementos fundamentales que llevan a que nuestra juventud y los adolescentes en un porcentaje importante hayan caído en esas adicciones y se vean reflejadas sus acciones con estas drogas tan lamentables que está sufriendo la sociedad.

También es cierto que lo que se ha intentado hacer por parte de las autoridades del Gobierno y del Ministerio del Interior, no ha sido efectivo y lamentablemente el crecimiento de la adicción en el Uruguay ha sido tremenda y por eso se ve reflejado en la cantidad de arrebatos y rapiñas que se han sufrido en nuestro país y que han elevado las estadísticas a situaciones realmente alarmantes.

Al principio era solo en Montevideo, pero ahora en el interior se vive de igual manera y no existe más aquello tan maravilloso de poder dormir con la puerta o la ventana abierta y dejar el automóvil estacionado en la puerta de tu casa hasta con las llaves puestas.

Eso posiblemente aquellos muchachos jóvenes que hoy nos lean no puedan creer que fue así, pero realmente ocurría de esa manera, porque vuelvo a reiterar, no existía en nuestras mentes, no lo registrábamos como un problema, sino como algo anormal, algo que podía pasar aisladamente y no lo que pasa ahora, que es permanente la agresividad y los delitos que se consumen día a día.

Han cambiado inclusive los hábitos de todos nosotros, ya no es recomendable que las mujeres salgan con una cartera grande, se busca no llevar los documentos, tener muy poca plata encima, cuidarse en todo sentido, cuando uno va a salir de su casa tiene que mirar antes bien para afuera para que no haya alguien agazapado, viajar en los ómnibus es también todo un problema, está lleno de gente que te roba la cartera, o te roba la billetera, te mete la mano en el bolsillo.

Hasta hace poco había un lugar en Montevideo que era tierra de nadie, creo que ahora ha mejorado bastante esa situación, porque se puso mucha mejor iluminación y vigilancia con policías en forma permanente estacionados en las esquinas o haciendo rondas, que es la Avenida 18 de Julio, la principal avenida de la capital, especialmente entre las calles Julio Herrera y Obes y la Plaza Independencia, donde allí ocurrían arrebatos en forma diaria y permanente.

Lamentablemente no vemos una salida posible, en lo que tiene que ver con las promesas o proyectos que presentan los candidatos políticos, tanto Tabaré Vázquez, como Lacalle Pou, no hay algo que uno pueda decir quiero que esto pase, es más, Tabaré Vázquez ha puesto cartelería en todo Montevideo en donde dice simplemente más seguridad, algo que parece insólito, 10 años gobernando para repetir que el tercer periodo presidencial ofrece más seguridad.

Lacalle Pou no ha tenido una de esas propuestas impactantes, yo creo que más jugosa y más esperada o escuchada con atención era lo que ofrecía Jorge Larrañaga en la interna, que decía claramente de crear una fuerza de policías integrada también por funcionarios del Ministerio de Defensa, es decir soldados.

Es muy polémico el tema de los soldados, se argumentan todo tipo de excusas para decir que no, como por ejemplo que no están preparados como la policía para combatir la delincuencia, que tienen otro tipo de preparación, más para ir a la guerra que para salir a recorrer las calles y combatir contra rapiñeros y arrebatadores, los cuales muchos de ellos son jóvenes menores.

Yo creo que no, es más, creo que la policía que ha entrado últimamente ya es prácticamente un invento, que no tienen que tener ya ni estudios, con sexto año de escuela podés ingresar a la policía, realmente creo que si hay 30 o 40 mil hombres que están bien físicamente, que están uniformados, que han manejado un arma y que saben utilizarlas, creo que tendríamos que tener por lo menos a 3 mil o 4 mil de ellos haciendo rondas en las calles, los vecinos nos sentiríamos mucho más acompañados y protegidos si sabemos que está pasando un vehículo con funcionarios soldados y policías que estén a la expectativa por si ocurre algo.

También está absolutamente comprobado que en un lugar donde hay ronda de policías permanente y presencia policial en ese lugar no se va a ir a robar, es de sentido común pensar que los ladrones si van a robar de todas maneras y se van a arriesgar lo van a hacer en otro lado y no en los lugares en donde haya vigilancia policial o militar.

Pero lamentablemente los uruguayos seguimos viviendo mentalmente atrasados muchísimos años y hoy en día hablar de que un soldado pueda salir a colaborar con la inseguridad pública, prácticamente te pone en un lugar casi casi de apoyo a la Dictadura militar, porque realmente los años terribles que pasamos de Dictadura militar en el Uruguay han marcado a fuego a muchos uruguayos y hoy hablar de militares es simplemente recordar o pedir que vuelva una Dictadura a nuestro país y eso está sumamente alejado de la realidad.

Lamentablemente no se mira para otros lados, ni se copia bien, porque en Brasil sí hay una policía militarizada, que son militares, que han estado en los cuarteles y que hoy son la base de la seguridad en las grandes ciudades de Brasil, como San Pablo por ejemplo.

Yo creo que el Uruguay tiene ciudades pequeñas, que no pueden ocurrir estas cosas, la policía en el interior da lástima de verdad, la falta de preparación, la falta de elementos, no tienen vehículos, no tienen armas, no tienen balas, es todo de mentira, la verdad que da pena ver que se gasta el dinero de forma absolutamente disparatada y no se invierte en lo que hay que invertir.

Hasta hace muy poco un funcionario policial que estaba haciendo un servicio, cuando volvía a la Comisaría tenía que darle el chaleco antibalas a quien lo iba a suceder en el servicio porque no habían más.

 

También le podría interesar

Hace muchos años, siendo jovencitos, casi sin proponernos, involucrados en los medios de comunicación, tuvimos nuestros primeros encontronazos contra un sistema...
15/06/2018 Leer
Ella creció en un hogar junto a sus padres y sus dos hermanas y era la del medio. Cuando tenía nueve años por cosas de la vida sus padres se separaron. Su papá...
15/06/2018 Leer

Comentarios

Difunde esta noticia


-->