VECINOS DE GREGORIO AZNÁREZ RECLAMAN POR MAYOR SEGURIDAD

Escrito por Franquicia Maldonado en la sección Maldonado.

Publicado el 10/03/2018 09:12:44
VECINOS DE GREGORIO AZNÁREZ RECLAMAN POR MAYOR SEGURIDAD

 

UNA ÉPOCA DE ESPLENDOR
Gregorio Aznárez es una  localidad de nuestro departamento, que se encuentra geográficamente ubicada en la zona suroeste y que pertenece al municipio de Solís Grande.
Distante unos tres kilómetros de la ruta Interbalnearia, transitando por lo que es hoy un camino de balastro, pero que en otras épocas, simplemente era pedregullo, Gregorio Aznárez, también conocido como “Rausa”, es un pequeño poblado de apenas mil habitantes, que tiene por telón de fondo a unas hermosas sierras. La iglesia, la estación de servicio, la ruta 9 y los famosos “Cerros Azules”, sumados a otros tan peculiares como El Betete, le dan un marco de una verdadera postal.

A principios del siglo XX, en Gregorio Aznárez se comenzó a levantar un ingenio azucarero y hasta mediados de ese siglo hubo un gran esplendor en dicha población, que en su momento supo tener dos escuelas, correo, cementerio, muchas viviendas nuevas y hasta un juzgado.
En realidad el nombre “RAUSA” con el que se lo nombraba al pueblo, derivaba de la empresa que quería decir “Remolacheras y Azucareras del Uruguay Sociedad Anónima”.
Pero con el transcurrir del tiempo, el ingenio azucarero fue perdiendo vigor, para finalmente desaparecer y aunque otros proyectos trataron de sustituir a aquel motor que daba tanta prosperidad a la zona, lo cierto es que Gregorio Aznárez, nunca más fue aquella población pujante económicamente, que era referencia de todo el departamento y de todo el país.
Hoy los tiempos son otros y se puede ver el estado ruinoso de algunos galpones, que quedan como mudos testigos de épocas de mayor esplendor. También un paso nivel de una línea férrea ya inexistente, es la prueba de que en otros tiempos los ferrocarriles llegaban hasta el pueblo, para sacar su producción.
Pero Gregorio Aznárez sigue siendo un lugar muy hermoso, con paisajes únicos y con ese toque que tienen algunas pequeñas poblaciones de nuestro país, aunque la modernidad y el tiempo lo han cambiado, casi todo… 

LOS TIEMPOS CAMBIAN Y MUCHAS VECES PARA MAL…
Debo confesar que personalmente le tengo un cariño muy especial al pueblo de Gregorio Aznárez, al que concurría muy de pequeño y también de adolescente y me parecía realmente un lugar mágico, lleno de encanto, propio de esas poblaciones donde todos se conocen y donde las familias pueden dormir la siesta de puertas abiertas, porque nunca pasa nada…
Pero lamentablemente los tiempos van cambiando y en materia de seguridad, muchas veces en nuestro país, es para peor y hoy las cosas en el otrora más que tranquilo pueblo de Gregorio Aznárez, ya no son lo mismo y un grupo de vecinos nos cuenta la realidad de lo que están viviendo con preocupación y también con nostalgia, por lo que ya no tienen: tranquilidad y seguridad. Algo que para estas poblaciones es como el agua potable…

VANDALISMO EN EL PARQUE
La localidad de Gregorio Aznárez tiene un hermoso parque municipal, con parrilleros, que a su vez, al costado cuentan con hermosas barbacoas techadas, con bancos y mesas inamovibles, algunas de hormigón y otras de madera.
Este lugar que está plagado de césped muy bien cortado y estupendamente mantenido por parte de la Intendencia de Maldonado. Es además, un parque que cuenta con árboles y es un lugar muy bello para ir a hacer un asado entre familia y lo más increíble de todo, es que nadie cobra nada por su uso; cualquiera puede ir y lo puede utilizar como quiera y con quien quiera para disfrutar de una hermosa jornada en un lugar que realmente, es maravilloso desde todo punto de vista.
Pero lamentablemente la inseguridad también está ganando terreno en lugares tan recónditos y tan tranquilos como lo era Gregorio Aznárez y vecinos del lugar nos manifiestan que ese parque viene siendo vandalizado, con pintadas en los techos de las barbacoas, en las misas y en las sillas; donde podemos ver grafitis de todos los tamaños y también intentos de encender fuego arriba de algunas mesas.
Es importante señalar que este parque está alambrado, pero que es muy fácil penetrar en el mismo y cualquiera lo puede hacer y esta clase de actos vandálicos se producirían en la noche y por parte de barras de adolescentes, que se juntan en las barbacoas y como no hay policía interviniente en la zona, tienen piedra libre para hacer lo que quieren.
Aclaramos también que existe un cuidador de este parque que es municipal, “pero de noche nos sale nadie, anda meterte con los gurices una sola persona”.
Otro tema es la “casa joven”, un local de la intendencia de Maldonado contiguo al gimnasio, que fue cerrada en épocas de la administración frenteamplista, sacando a la funcionaria que trabajaba allí y hoy se juntan en ese lugar y nos aseveran que es el lugar preferido para fumar porro para muchos jóvenes.

ROBOS Y DESTROZOS A VIVIENDAS

Pero también en materia de robos la población de Gregorio Aznárez está sufriendo la misma epidemia que en muchos otros lugares de nuestro país y nos cuentan que un viernes de carnaval a una familia lugareña, desconocidos le entraron a la casa y le robaron y no solamente ello, sino que también le provocaron destrozos muy grandes a la vivienda.
”Nosotros creemos que es alguien de acá, porque te cuida”, nos dice un poblador bastante inquieto por la situación.
Otra cosa que nos dicen y que es muy importante, es que hay mucha gente nueva en el pueblo de Gregorio Aznárez, donde se hicieron unas viviendas flamantes del MEVIR, con personas del dos paraje Cerros Azules; pero lo más preocupante de todo, es que algunas de las primeras viviendas que se hicieron en el pueblo en épocas de bonanza, hoy quedaron en manos del Estado, se dice que son del Instituto de Colonización. Nos aseveran que cuando se hacen las nuevas viviendas, muchas personas las entregaron y el Instituto de Colonización vino y las tapeó, pero también nos agregan que es un secreto a voces, que algunas de esas personas habrían vendido esos inmuebles y en algunas de ellas quedó gente del pueblo y eso no es preocupante. Lo preocupante es que en otras que estaban tapiadas con la prohibición de ser usadas, vino gente de localidades como Barros Blancos o la ciudad de Pando y se metieron en ellas.
“Yo veo que hay caras que no eran del pueblo y que están como observándote y a los dos o tres días, aparece un robo”, nos comenta un poblador oriundo de la zona.

LAS PICADAS DE MOTOS
Otro fenómeno que está ocurriendo desgraciadamente en Gregorio Aznárez, son las picadas de motos que ocurren los fines de semana en la madrugada, donde nos afirman que se juntan más de una decena de jóvenes a realizar barullo y hacen carreras de motos en una calle y hasta tocan los tambores durante toda la noche, como si fueran barras bravas de un equipo de fútbol. Esta situación también tiene muy preocupados a los vecinos, que no pueden descansar a consecuencia de estos actos que no son frenados por nadie.
Asimismo nos informan que muchas veces en el día cuando se hacían operativos de tránsito con inspectores locales, muchos jóvenes hacían caso omiso ante la señal de detención de los inspectores y seguían de largo.
“Sin embargo cuando venían los inspectores apoyados por la Guardia Republicana, paraban inmediatamente. Pero la gente se calentaba por qué paraban a todo el mundo”.

NO HAY UN SOLO DESTACAMENTO POLICIAL
Insólitamente también nos enteramos de que en Gregorio Aznárez, un pueblo que reiteramos, tiene aproximadamente mil habitantes, no hay un solo destacamento policial y tienen que llamar a la seccional más próxima, que queda en el balneario Solís, que paradójicamente tiene muchos menos habitantes que esta localidad de Maldonado.
“Nosotros tenemos que ir a la Seccional 5ta del balneario Solís para hacer cualquier denuncia. En Gregorio Aznárez había un piquete, pero luego lo sacaron. Todavía está la edificación detrás de la estación de servicio, al lado de de un carrito de comidas” nos comentan.
Fuimos hasta el lugar del destacamento abandonado y efectivamente, todavía existe una edificación que mediante algunas reparaciones, se puede poner totalmente a punto para ser usada correspondientemente.
Hoy simplemente se puede apreciar el escudo de Uruguay, a través de los vidrios de las ventanas se puede constatar elementos de la policía, que increíblemente quedaron abandonados, hasta un sello. También existen dos piezas más, una un calabozo y la otra, donde parece haber sido un lugar para pernoctar algún policía en la noche. Por supuesto que esto parece de una película, porque si bien las instalaciones no están totalmente ruinosas, denotan que hace muchos años que ya no se usan.
Lamentablemente también nos dicen que la zona está desguarnecida de policías y que muchas veces en la propia seccional de la zona queda un agente de la ley o dos y no hay efectivos para mandar hasta Gregorio Aznárez.
Lo peor de todo y que nos marca la realidad de nuestro país en muchos sentidos, es que hace un tiempo nos relatan que había un comisario de nombre Niber Filgueras, que se jubiló. “Hubo un antes y un después de ese comisario; porque había armado una comisión de apoyo policial y habían empresarios de la zona que ponían dinero para la nafta de los vehículos policiales y para pagar horas extras.

EN CONLUSIÓN
Ya existe un número de vecinos de Gregorio Aznárez que se está moviendo para mejorar la situación, que si bien no es calamitosa ni mucho menos, los pobladores de esta clase de lugares, no están acostumbrados a que sucedan estas cosas y los espacios públicos y los bienes públicos, los sienten con un sentido de pertenencia mucho mayor a los de las grandes ciudades y sería bueno, que se pueda apoyar policialmente a este lugar tan hermoso y tan pintoresco desde todo punto de vista y que por sobre todas las cosas, estos pequeños poblados de nuestro país, no pierdan aquel encanto del pasado, donde todos podían vivir tranquilos sin tener que cuidarse de la delincuencia.

También le podría interesar

Comentarios

Difunde esta noticia


-->