LA HISTORIA DE LOS VIRCHES Y LOS ACUÑA TIENE MÁS DE 20 AÑOS EN MINAS

Escrito por Jorge Bonica en la sección Policiales.

Publicado el 05/03/2018 12:06:36
LA HISTORIA DE LOS VIRCHES Y LOS ACUÑA TIENE MÁS DE 20 AÑOS EN MINAS

No es para restarle importancia a los tenebrosos hechos ocurridos en los últimos días en la querida ciudad de Minas con lamentables nuevos asesinatos en la vía pública, pero debemos decir con total convicción que este es un tema muy viejo que nunca se le puso realmente coto.

Quienes tenemos algunas canas sabemos perfectamente que la inseguridad en la ciudad de Minas tiene apellidos conocidos y que pertenecen a tres o cuatro familias.

Cuando ocurre un robo, una rapiña o un crimen, la policía invariablemente va tras los pasos de algunos de los personajes más tétricos de estas familias.

Los apellidos los conocemos de memoria, muchos de ellos han pasado muchos tiempo recluidos en la cárcel y en los juzgados.

Los prontuarios judiciales son ya mamotretos que adornan el juzgado letrado de la capital serrana desde hace más de 20 años y sigue creciendo.

Parecería que ya va más de una generación que hereda el control de la delincuencia.

Personalmente he conocido a varios Virches, Acuña y Tomé, incluso con algunos tengo una buena relación y hasta cierto grado de amistad.

Son gente macanuda, de barrio, que algunos (no todos) han tomado el camino de la delincuencia.

Los que tienen  esos apellidos y nunca han caído en lo ilegal se han visto perjudicados seriamente por los que si se han dedicado al robo y el tráfico de drogas.

La enemistad entre los Virches y los Acuña es archiconocido en Minas, nadie se puede asombrar de lo que pasó en los últimos días.

Sin duda que ha sido antes, lo fueron ahora y me temo que lo seguirán siendo verdaderos y reales AJUSTES DE CUENTAS.

Los comentarios callejeros dicen que es una pelea por el control de la venta y tráfico de drogas en la ciudad.

Yo no comparto ese criterio, esto comenzó con la muerte de uno de los hermanos Virches y así el toma y daca, la ley del más fuerte, y aquella viaja frase del “Ojo por ojo” se hizo realidad.

¿Y la policía? Digamos las cosas como son.

La policía del interior no es la de Montevideo, seguimos teniendo, por suerte, los policías que todos conocemos y muchos son antes de vestir el uniforme policial, simples vecinos que comparten las tareas comunitarias normales.

“En Minas todos nos conocemos” nunca vino tan como anillo al dedo para explicar una realidad pueblerina que cuando ocurren estas cosas es como un impactante episodio que poco a poco y a lo largo de los años nos hemos tenido que acostumbrar.

¿Acostumbrarnos a no poder salir de nuestras casas o trabajos porque una bala perdida nos puede matar?

Si, lamentablemente nos hemos ido acostumbrando a esa situación que la policía, ni la justicia ha podido cortar de raíz.

Todos sabemos quiénes son los buenos y quienes los malos, pero hay hasta miedo por parte de la policía a actuar porque saben que pueden perder sus vidas y temen por sus familiares.

Como les dije en Minas los policías viven en los barrios, muy cerca de los delincuentes y eso hace correr un riesgo que muchos lógicamente no están dispuestos a correr.

En el corso le dieron un tiro por la espalda (sin códigos mafiosos) a Martín Acuña por un claro ajuste de cuentas y allí comenzaron dos días y dos noches que realmente fueron el infierno para los ciudadanos de Minas.

Dos muertes, heridos, enfrentamientos a balazos en plenas calles de la ciudad, todo muy parecido a las viejas películas del lejano oeste.

El jefe de policía que pide “ayuda” a Montevideo y ya no es la primera oportunidad que llega la Republicana a sitiar la ciudad y poner punto final al descontrol.

¿Se puede seguir así? ¿Debemos esperar otro brote igual?

Debemos saber que esto no fue un caso aislado, que se va a volver a repetir, porque hay odio y sed de venganza, hay olor a sangre, hay muertos que vengar.

Hay promesas hechas en los velorios y esas promesas se cumplen en el sub mundo de los que están lejos de la legalidad.

Nos dan mucho dolor las muertes todas, y no queremos volver a vivir el infierno que se ha vivido.

Hay que hacer algo. No busquemos responsables, ni culpables, no es el momento, hay que encontrar una solución definitiva, los minuano son merecen vivir nerviosos sabiendo que en cualquier momento alguien puede morir por encontrarse en el lugar equivocado en el momento equivocado.

El daño que la mala prensa le ha hecho a Lavalleja nadie lo puede calcular.

¿Quién va a visitar Minas luego de esto y sabiendo que puede volver a ocurrir?

¿Y el esfuerzo de operadores turísticos que han invertido apostando fuerte?

Resulta que ahora por un minúsculo grupito de delincuentes que han tomado la ciudad para sus venganzas delictivas se tienen que perjudicar todos.

No, de ninguna manera, las fuerzas vivas debemos unirnos y buscar la solución definitiva.

También le podría interesar

CERRO CARANCHO – LA CARCEL DE RIVERA CON MUERTE SIN ACLARAR
SEMANARIO EL BOCON, SR. DIRECTOR JORGE BONICA, quiene le remite esta nota siendo familiar MADRE DE UN RECLUSO; Pablo Daniel Prattes Denis, que recibió la muerte...
15/06/2018 Leer

Comentarios

Difunde esta noticia


-->