HASTA ACÁ LLEGÓ EL AMOR

Escrito por El Bocón en la sección Política.

Publicado el 25/01/2018 10:52:03
HASTA ACÁ LLEGÓ EL AMOR

Por José W. Legaspi.-

Hace treinta y cuatro años me enamoré perdidamente de un proyecto, de una forma de hacer, de decir, de actuar. Me enamoré del Frente Amplio, hasta hoy, el amor más duradero en mi vida. Pero a partir de este momento será superado por otros amores, desde siempre más intensos, y desde ya, perpetuos.

Hace treinta y cuatro años, definirse Frenteamplista significaba mucho. Uno integraba "la fuerza política del cambio", "la herramienta política del cambio". No era una suerte de expresión clasista, mucho menos marxista, ni que decir leninista. Era la síntesis de años de trabajo paciente y arduo, de acumulación de fuerzas, de buscar aquello que nos unía, y que prevaleciera por sobre las diferencias.

Era "la unidad sin exclusiones", donde toda la izquierda encontraba su lugar, su espacio, y aportaba sus definiciones a una construcción ejemplar para América Latina y el mundo.

Los compañeros eran más que eso. Eran hermanos. Contra la dictadura, por la democracia, contra el imperialismo donde fuera que tratara de meter sus zarpas, por presupuesto para la Universidad y toda la enseñanza, contra las políticas impopulares de aquél que no perdió nunca un conflicto con los sindicatos, contra las de aquél otro, que intentó vender las empresas públicas, y tantas otras batallas.

Los demócratas, los republicanos, los católicos, los batllistas, los nacionalistas, los izquierdistas, que confluimos en aquél torrente, no buscábamos ni pretendíamos la unanimidad. Aquella fuerza política surgió de las coincidencias nacidas de la diversidad y de la confrontación de ideas. Fraterna, sí, pero confrontación y discusión. Hoy proliferan los "barrabrava de la izquierda" que creen que la herramienta política se construye desde la unanimidad o desde el pensamiento único.

Y es todo lo contrario. La unanimidad mata la efervescencia política, mata la democracia interna, y esconde la mediocridad, el arribismo y la corrupción. Nuestra pelea, la pelea de mucho miles de izquierdistas, es la de construir desde la diversidad y la discusión constructiva, sin unanimidades y sin verdades reveladas. Lo opuesto es darle un triste, tristísimo final, "un entierro con todos los honores", pero con las manos y las almas sucias, a una fuerza política que fue llamada a construir una sociedad mejor.

Y la fuerza política recibió el "llamado", que se concretó en las elecciones del 2004. La Nueva Mayoría, creada para unir a todos, y que había priorizado su discurso sobre una forma distinta de hacer política, basada en la honestidad y la ética, llegaba al gobierno. Fueron meses de mucha alegría. Se respiraba en las calles, confianza y alegría.

Esa noche del triunfo me reencontré con muchos de aquellos queridos compañeros. Y la expresión más voceada y escuchada era "¡ahora nos toca a nosotros!". Desde 1971, atravesando la noche fascista, alumbrada la democracia, la dura crisis del 2002, habían pasado años de acumulación, de paciente construcción del programa, y ahora, ese programa y la fuerza política que lo sostenía tenían la oportunidad de demostrar que las cosas se podían hacer de otra manera.

Han pasado 12 años de aquél día. Ganamos dos veces más. Y, después del primer gobierno, la expresión "ahora nos toca a nosotros" cambió de tono, tuvo otro sentido. Aquél, alegre, fraterno, honesto, trocó en uno oscuro, opaco, distinto.

Ahora nos toca a nosotros mentir.

Ahora nos toca a nosotros "gestionar" mal.

Ahora nos toca a nosotros "dilapidar" los dineros públicos.

Ahora nos toca a nosotros aplicar el "amiguismo" y el clientelismo político.

Ahora le toca "a uno de los nuestros" ganarse una "comisión" por intermediar en negocios con el extranjero.

Ahora nos toca a nosotros "ocultar" y "proteger" a los mentirosos.

Ahora nos toca a nosotros poner los "yesos" para trancar investigadoras "innecesarias".

Ahora nos toca a nosotros "evitar" el debate.

Ahora nos toca a nosotros imponer la disciplina partidaria por encima de la moral republicana.

Ahora nos toca a nosotros "priorizar" el ejercicio del gobierno para mantener a "nuestros" funcionarios rentados.

Pero hasta aquí llegó el amor. A partir de ahora, "les toca a ustedes" ejercer ese grado de inmoralidad, de falta de observancia de la separación de poderes que establece la república, de avasallamiento del ejercicio democrático que se basa, no sólo en el respeto de las mayorías, sino, también, el de las minorías.

Sigan mintiendo, escudados en títulos inexistentes, en carreras que no terminaron, o "licenciaturas" tomadas como "licencia" para falsear la verdad.

Sigan haciendo lo que saben hacer, convocar a los adherentes y la ciudadanía cada cinco años, para revalidar la permanencia. Sigan embarrándose, las manos y la mejor historia de la izquierda de este país, sigan, todavía les queda un ejército de militantes ciegos, sordos y mudos, "unánimes", para tratar de "continuar" manteniendo vuestros privilegios.

Claro, hubo (siempre hay) un último vestigio de enamoramiento, de reverdecer de la ilusión. Se dio en la campaña por la elección del nuevo presidente de la coalición. Javier Miranda colmaba esas expectativas, de volver a creer, de volver a enamorarse. Definía claramente una situación interna cuando hablaba de la estructura "oligarquizada", es decir, en manos de un pequeño grupo que se arrogaba la representación de todos.

Pero no hablaba sólo de eso, también quería restablecer la democracia interna, la ética y la honestidad como valores en la gestión frenteamplista, la transparencia en las decisiones y debates de la fuerza política, hacer esfuerzos por elevar la formación política de los dirigentes y cuadros del FA, etc.

Quería. Pero no pudo, no lo dejaron, o no quiere. Es lo mismo. El presidente del FA se "oligarquizó", la estructura lo cooptó, lo convirtió en un engranaje más, al servicio de sí misma. Antes de asumir dio las primeras malas señales, evidentes, de lo antedicho.

La primera, cuando se refirió al adolescente mentiroso que ocupa la vice presidencia del país, intentando "rebajar" la gravedad de la mentira, y sus idas y vueltas, definiéndolo como un "pichón emergente" al cuál se lo había poco más que matado antes de nacer. ¿Así iba a iniciar el imperio de la transparencia, la ética y la honestidad en el FA?

La segunda, escandalosa, cuando, ante la pregunta sobre los derechos humanos en Venezuela, "reacciona" de manera airada en Código País, refiriendo por qué no le preguntaban sobre los mismos derechos en Dinamarca y por qué "lo comprometían" con esa pregunta. ¿Acaso no se trata de eso, "de comprometerse" y dejar de lado la hipocresía imperante? ¿Acaso la transparencia y la ética no pasan por "decir lo que se piensa y hacer lo que se dice"?

Y la tercera, no por serlo menos grave, "la elección del secretario político y su equipo de gobierno". De desear o querer un secretario político de la talla del flaco De Los Santos, o de Marcos Carámbula, para terminar en la levedad que terminó, efectivamente, quiere decir mucho. De contar durante la campaña con el apoyo de dos miembros jóvenes y comprometidos con su causa, como el presidente de la Comisión Nacional de Organización, Pablo de los Reyes, y la Presidente de la Comisión Nacional de Propaganda, Ximena de los Campos, y no confirmarlos en sus cargos, usándolos, y como todo lo que se usa, tirándolos después a un costado "vía mail", para completar con compañeros muy valiosos pero inexperientes, en sus cargos, es también una evidencia.

¿De qué? De que el equipo que lo acompaña (salvo los experimentados vicepresidentes, además de Bayardi, Nogués y Moreira) por remitir a una definición "natural y animal" que parece gustarle al nuevo presidente, son un muy leve cardumen de pampanitos tratando de lidiar con tiburones, orcas y barracudas.

Difícil enamorarse o entusiasmarse con semejante panorama. Por eso lo del inicio, hasta acá duró el amor. Se acabó y lo mejor en esos casos, para todos, es separarse. Seguir cada uno su camino, sin compromisos inconducentes ni ciegos seguidismos de que todo cambie para quedar igual.

Sin embargo, todavía quedan honestos en el Frente Amplio. Militantes, adherentes y votantes. Pero cada vez están más hartos. Llegará el día, inexorable, que se saquen el velo que no les permite ver, ese velo de fanatismo, de credulidad, de fe, de un amor que ya no es. Y entenderán que la "unidad a cualquier precio" no es un principio, sino una maniobra oportunista para permanecer y flotar.

Se puede actuar de otra forma, de otra manera. Modelos hay, y muchos. Retomar esos ejemplos, y no dejarlos arrasar por la patota, por los que desprecian el ejercicio de la democracia, por los que se subieron tarde y mal a la unidad sin exclusiones, será una tarea difícil, pero necesaria.

Pienso en Guillermo Chiflet, avasallado y ninguneado por la patota gansteril, empujado al extremo de renunciar. Pienso en Fernando Filgueira, renunciando en solidaridad con un compañero, y pienso en ese compañero, Juan Pedro Mir, tirado a un costado de la manera más ordinaria, por expresar en una reunión de frenteamplistas su discrepancia con un eslogan electorero. Pienso en Fernando Lorenzo, poniendo su nombre y alma en defensa de un gobierno que integraba, pero renunciando a los fueros para respetar y ponerse a la orden de la Justicia. Pienso en estos cuatro compañeros, y tantos otros, muchísimos anónimos, que no se "esforzaron por mantenerse", por ser obsecuentes, ni "amigos de los amigos".

Pienso en todos ellos y sé que hay reservas morales, éticas y políticas, para la democracia, la república, en fin, para el quehacer político, la función pública, sin regocijos ni apetitos personales.

El futuro es luminoso e inexorable, como la primavera. Y allí nos encontraremos todos los que estamos hartos. No tengan dudas. 

También le podría interesar

¿QUÉ HIZO EL MINISTRO BONOMI CON LOS 7 MILLONES DE DÓLARES?
Antes que algún bobo me lo diga, ya sé que es legal; pero igualmente me pregunto ¿En que habrá gastado 7 millones de dólares que recibió el Ministro del Interior...
15/11/2018 Leer
EL PARTIDO NACIONAL ESTÁ COMPLICADO EN LAVALLEJA
Si bien sigue siendo “Blancazo” el departamento de Lavalleja, las cosas están muy entreveradas en la interna de ese partido.
13/11/2018 Leer

Comentarios

Difunde esta noticia


-->