LA TRISTE REALIDAD DE LORENA

Escrito por El Bocón en la sección Columnas.

Publicado el 09/04/2017 18:51:03
LA TRISTE REALIDAD DE LORENA

Ella tan solo tiene 26 años y por cosas de la vida tendrá un corto paso por este mundo.

Con esta joven, por cosas de la vida una mañana nos cruzamos, me comentó que no había tenido suerte en un trámite que hizo y muy triste se retiraba del lugar.

No me pareció bien dejarla ir sin que yo hiciera algo por ella, por lo menos un intento para que no se sintiera tan mal, la suerte me ayudó, y en parte pude solucionar su problema.

Me sentí más que bien poder hacer algo de lo que estuviera a mi alcance para colaborar con esta joven.

Todos los días en mi lugar de trabajo me propongo hacer algo útil por alguien, eso me hace sentir conforme conmigo misma.

Por mi manera de ser no me alcanza con hacer mi tarea y nada más, creo que al trabajar en un lugar que tiene que ver con la salud, tengo la obligación de hacer lo imposible por las personas que realmente necesitan algo.

Pasaron cuatro días y vuelvo a verla, quiso pasar a saludarme y agradecerme por haberla ayudado.

Hablamos y me contó sobre su vida y me autorizó a contar su historia de vida.

Lorena nació en un hogar donde por cosas de la vida no le faltó nada.

Sus padres han tenido un muy buen pasar económico, y por eso le han podido brindar a sus hijos todo aquello que han podido.

Ella tiene un hermano de 22 años que planea casarse el próximo año.

Lorena hace tres años que se casó, pero por cosas de la vida no tuvo hijos.

Estudia enfermería y además es profesora de portugués, un idioma que le gusta muchísimo.

Ha vivido una vida normal, ha estudiado, trabaja, y tiene su tiempo de esparcimientos.

Cuando se casó, junto a su joven esposo se pusieron de acuerdo en que el primer hijo nacería cuando ella tuviera sus treinta años.

Hace alrededor de ocho meses, por cosas de la vida recibió la noticia más desagradable que un ser humano puede recibir. Una enfermedad se apoderó de su cuerpo y poco a poco Lorena se está yendo de esta vida.

Me cuenta sobre su enfermedad, sobre lo que siente, sus temores, sus angustias, y me pregunta cómo hacer para vivir sabiendo que en cualquier momento dejará de existir.

Ojalá yo tuviera una mejor respuesta para brindarle, solo le dije que todo lo que le está pasando me podía haber pasado a mi o a cualquier otra persona, pero que por cosas de la vida le sucedió a ella.

Además, el hecho que a uno no le ha pasado nada de esto no quiere decir que estamos libres, sabemos que por cosas de la vida nos puede pasar.

Lorena sufre y mucho, no de dolor físico, es su corazón que lo tiene destrozado por saber que sus días de vida los tiene contado.

Por lógica no se quiere ir, quiere seguir viviendo, quiere cumplir sus sueños, sus proyectos de vida, pero por encima de todo quiere vivir la vida, esa vida que sus padres le dieron y que hoy, por cosas de la vida se la arrebatan sin darle el tiempo necesario para disfrutar de todo aquello a lo que tenemos derecho por estar en este mundo. Ella es consciente que su destino es otro, y que lamentablemente por cosas de la vida no hay nadie que pueda desviarlo, pero a pesar de ser consiente no acepta esta cruda realidad.

Hoy Lorena está entre sus seres queridos pero sabe que no le queda mucho tiempo para partir al más allá.

Está entregada, ha parado con todo lo que acostumbraba hacer, me dice que todos los días se pregunta si ese será el último.

Vive el día a día por qué no sabe si tendrá un mañana.

Su familia está viviendo tremendo sufrimiento, por saber que pronto llegará el día en que Lorena ya no estará más junto a ellos.

La ven como día a día se está apagando, ellos dicen que ella está físicamente pero que parte de ella ya se fue, por cosas de la vida llegará el momento en que también físicamente la verán partir.

¡Cuánto sufrimiento para ella y los suyos! Me partió el alma tratarla y saber lo que le está pasando, para ella su vida ya no tiene sentido y cada día lo vive como si fuera el ultimo.  De alguna maneara fue positiva la charla que tuvimos, pero sin duda a mí me dejó destrozada.

LA TRISTE REALIDAD DE LORENA

 

Ella tan solo tiene 26 años y por cosas de la vida tendrá un corto paso por este mundo.

Con esta joven, por cosas de la vida una mañana nos cruzamos, me comentó que no había tenido suerte en un trámite que hizo y muy triste se retiraba del lugar.

No me pareció bien dejarla ir sin que yo hiciera algo por ella, por lo menos un intento para que no se sintiera tan mal, la suerte me ayudó, y en parte pude solucionar su problema.

Me sentí más que bien poder hacer algo de lo que estuviera a mi alcance para colaborar con esta joven.

Todos los días en mi lugar de trabajo me propongo hacer algo útil por alguien, eso me hace sentir conforme conmigo misma.

Por mi manera de ser no me alcanza con hacer mi tarea y nada más, creo que al trabajar en un lugar que tiene que ver con la salud, tengo la obligación de hacer lo imposible por las personas que realmente necesitan algo.

Pasaron cuatro días y vuelvo a verla, quiso pasar a saludarme y agradecerme por haberla ayudado.

Hablamos y me contó sobre su vida y me autorizó a contar su historia de vida.

Lorena nació en un hogar donde por cosas de la vida no le faltó nada.

Sus padres han tenido un muy buen pasar económico, y por eso le han podido brindar a sus hijos todo aquello que han podido.

Ella tiene un hermano de 22 años que planea casarse el próximo año.

Lorena hace tres años que se casó, pero por cosas de la vida no tuvo hijos.

Estudia enfermería y además es profesora de portugués, un idioma que le gusta muchísimo.

Ha vivido una vida normal, ha estudiado, trabaja, y tiene su tiempo de esparcimientos.

Cuando se casó, junto a su joven esposo se pusieron de acuerdo en que el primer hijo nacería cuando ella tuviera sus treinta años.

Hace alrededor de ocho meses, por cosas de la vida recibió la noticia más desagradable que un ser humano puede recibir. Una enfermedad se apoderó de su cuerpo y poco a poco Lorena se está yendo de esta vida.

Me cuenta sobre su enfermedad, sobre lo que siente, sus temores, sus angustias, y me pregunta cómo hacer para vivir sabiendo que en cualquier momento dejará de existir.

Ojalá yo tuviera una mejor respuesta para brindarle, solo le dije que todo lo que le está pasando me podía haber pasado a mi o a cualquier otra persona, pero que por cosas de la vida le sucedió a ella.

Además, el hecho que a uno no le ha pasado nada de esto no quiere decir que estamos libres, sabemos que por cosas de la vida nos puede pasar.

Lorena sufre y mucho, no de dolor físico, es su corazón que lo tiene destrozado por saber que sus días de vida los tiene contado.

Por lógica no se quiere ir, quiere seguir viviendo, quiere cumplir sus sueños, sus proyectos de vida, pero por encima de todo quiere vivir la vida, esa vida que sus padres le dieron y que hoy, por cosas de la vida se la arrebatan sin darle el tiempo necesario para disfrutar de todo aquello a lo que tenemos derecho por estar en este mundo. Ella es consciente que su destino es otro, y que lamentablemente por cosas de la vida no hay nadie que pueda desviarlo, pero a pesar de ser consiente no acepta esta cruda realidad.

Hoy Lorena está entre sus seres queridos pero sabe que no le queda mucho tiempo para partir al más allá.

Está entregada, ha parado con todo lo que acostumbraba hacer, me dice que todos los días se pregunta si ese será el último.

Vive el día a día por qué no sabe si tendrá un mañana.

Su familia está viviendo tremendo sufrimiento, por saber que pronto llegará el día en que Lorena ya no estará más junto a ellos.

La ven como día a día se está apagando, ellos dicen que ella está físicamente pero que parte de ella ya se fue, por cosas de la vida llegará el momento en que también físicamente la verán partir.

¡Cuánto sufrimiento para ella y los suyos! Me partió el alma tratarla y saber lo que le está pasando, para ella su vida ya no tiene sentido y cada día lo vive como si fuera el ultimo.  De alguna maneara fue positiva la charla que tuvimos, pero sin duda a mí me dejó destrozada.

Pensar que muchas veces no valoramos sentirnos bien y siempre exigimos algo más, si tuviéramos en cuenta que importante es estar de pie y poder valernos por uno mismo.

 Si tuviéramos en cuenta que hoy tenemos buena salud y que no podemos asegurar que en el futuro será igual, seguro lo valoraríamos, pero no lo hacemos porque estamos acostumbrados a sentirnos bien y cuando algo nos pasa recién ahí reaccionamos.

A Lorena le ha tocado ser una víctima de esta cruel enfermedad que cuando despierta avanza aceleradamente terminando con nuestra vida.

Algo tremendamente doloroso, decimos injusto cuando esto pasa, pero sabemos que esto es parte de las cosas de la vida.

Pensar que muchas veces no valoramos sentirnos bien y siempre exigimos algo más, si tuviéramos en cuenta que importante es estar de pie y poder valernos por uno mismo.

 Si tuviéramos en cuenta que hoy tenemos buena salud y que no podemos asegurar que en el futuro será igual, seguro lo valoraríamos, pero no lo hacemos porque estamos acostumbrados a sentirnos bien y cuando algo nos pasa recién ahí reaccionamos.

A Lorena le ha tocado ser una víctima de esta cruel enfermedad que cuando despierta avanza aceleradamente terminando con nuestra vida.

Algo tremendamente doloroso, decimos injusto cuando esto pasa, pero sabemos que esto es parte de las cosas de la vida.

gustavo caricaturas

También le podría interesar

SI, EL AMOR EXISTE
Muchas veces la gente se pregunta si el amor realmente existe entre dos personas...
11/08/2017 Leer

Comentarios

Difunde esta noticia


Junta deptal de maldonado